PRINCIPAL  |  

LOS ANGELES TAMBIEN LLORAN (Historia de Ulises).

Una vez tuve un dueño, que a juzgar por como me trataba no puedo calificarlo como tal, aún no entiendo ni encuentro palabras para lo que me hizo...

Dudo que yo fuera mal compañero, pues soy un perro muy noble y cariñoso a pesar del miedo que invade mi cuerpo, producto de la desconfianza que me regaló aquel que dijo llamarse "dueño".

Un buen día sin saber como ni por que mi "dueño" me subió en su coche, yo feliz subí moviendo mi rabito pues pensé que nos íbamos de paseo... pero no fue así. De repente paramos y bruscamente me bajó del coche a golpes, yo no entendía nada, tan sólo sentía sus patadas retumbando en mi cabeza, como en cada golpe se me reventaba no la piel, si no el alma pidiendo clemencia. Si ya no me quería yo lo aceptaría, tan solo rogaba que no me hiciera más daño.

Seguía sin entender los motivos de tal brutal paliza... él seguía cada vez con más fuerza asegurándose que me quedaría completamente destrozado, derrotado, ensangrentado, roto de dolor. Tan sólo pedía un segundo, un segundo en el que su mirada se cruzara con la mía, en el que viera en mis ojos reflejado el dolor, el sufrimiento, la tristeza... pero no podía pretender que un ser cobarde sin escrúpulos ni corazón sintiera compasión por mi, al fin y al cabo yo ya no era nada para él, más que un trapo viejo del que deshacerse.

Es ahora cuando entiendo por que me apaleó hasta dejarme inmóvil, así se aseguraba que no pudiera irme tras él, pues a pesar de que fuese un mal "dueño" siempre he sido un perro fiel... él lo sabía, por eso lo hizo.

Ahora vivo en scooby zamora con mis compis, donde me cuidan y me quieren mucho aún así jamás perderé la ilusión y esperanza de tener algún día lo que muchos amigos han encontrado ya... un dueño, pero de los de verdad .

Pdt; No existen perros malos, ni agresivos, ni "no adoptables", existen perros maltratados, incomprendidos, con miedo, con terror en su mirada.

Ulises es uno de ellos, que a pesar del miedo que invade su cuerpo ha aprendido a mirar a los ojos de aquel que tiende su mano con amor y sentir en ellos la confianza que le transmiten, entregándote así su corazón y bondad.

ULISES... un ángel que sabe lo que es llorar, lo que es vagar por las calles huyendo de las personas por temor a que le hiciesen daño de nuevo, un ángel que se merece una segunda oportunidad, el calor del hogar que nunca tuvo, una familia a la que entregar su noble y leal corazón.

PORQUE LOS ANGELES TAMBIEN LLORAN, ULISES ES UNO DE ELLOS.